Así se gestó el milagro del Bernabéu: un vídeo, un lema y un retraso intencionado

Así se gestó el milagro del Bernabéu: un vídeo, un lema y un retraso intencionado

Los trucos de magia se preparan. Tú ves el chispazo, la desaparición del pañuelo. Pero para que el asombro se pueda realizar, hace falta un trabajo previo. No es tanto el ensayo del truco, que ya lo habían hecho mil veces, como la fabricación de esa atmósfera especial para que el prodigio se lleve a cabo para fascinación general. Y el milagro del Bernabéu ante el City tuvo un prólogo que favoreció a crear ese ambiente.

El cuerpo técnico preparó un vídeo para motivar a los futbolistas, para hacerles creer que la remontada era posible. Juntaron en una pieza las ocho veces que el Real Madrid le ha dado la vuelta al marcador este curso, los ocho ejemplos de lo que había que hacer ante el City, y prepararon un vídeo motivacional con el que calentar a los jugadores antes de encaminarse al Santiago Bernabéu.
Video thumbnail
Una monumental locura: Así fue la llegada del autobús del Madrid al Bernabéu

El vídeo terminaba con un lema, el mismo que la afición madridista tenía presente desde el pitido final del encuentro de ida en el Etihad: “Falta una más”. El propio Ancelotti, preguntado tras la clasificación para la final, desveló el secreto: “El vídeo era de todas las remontadas que hemos hecho en esta temporada, que son ocho. El vídeo terminaba “Falta una más” y lo hemos logrado”.

Pero la previsión de Carletto y los suyos no se quedó ahí. A sabiendas de que el último golpe, el último empujón de fe lo tenía que dar la afición que se agolpaba en la Plaza de los Sagrados Corazones, el cuerpo técnico retrasó a propósito la llegada del autobús blanco a las inmediaciones del estadio madridista.

La afición estaba ‘citada’ en la confluencia de Concha Espina con Padre Damián a las 19.00 horas, pero el bus blanco no apareció por allí hasta las 19.40 horas, cuando el ambiente ya estaba más que caldeado y los madridistas se contaban por millares. Había tal cantidad de gente que todo el tramo de Concha Espina que corresponde al fondo sur estaba lleno de hinchas que, aunque se encontraban lejos, querían que su grito llegase a los jugadores.
Video thumbnail
La genial celebración del Real Madrid en el vestuario: baile inolvidable de Camavinga…

Y llegó. Carvajal grababa desde su ventanilla, en la zona trasera se juntaron varios futbolistas para poder contemplar mejor el bullicio, otros levantaban los brazos para alentar al público… Una llegada como pocas se recuerdan que ayudó a crear ese ambiente mágico y especial que envolvió al Santiago Bernabéu durante toda la noche.
Y dentro del campo

Ancelotti tenía el plan de juego pensado desde el día anterior, como demuestra su frase en rueda de prensa: “Puede ser un partido largo, así que no es tan importante quién empieza el partido como quién lo va a terminar”. Carletto hizo tres cambios antes del final del tiempo reglamentario: Rodrygo, Camavinga y Asensio, piernas frescas a cambio de renunciar a la experiencia y el mayor control de Casemiro, Kroos y Modric, que vieron la remontada desde el banquillo.
Video thumbnail
Champions League (vuelta/semifinales): Resumen y goles del Real Madrid 3-1 Manchester City

Davide Ancelotti resumió en una frase la tremenda confianza del cuerpo técnico en el equipo que dirige: “Nosotros teníamos muchísima confianza, sabemos lo que nos puede dar este estadio. En el 89′ he pensado “Se nos hace un poco tarde, pasará pero se nos hace un poco tarde…”.
El tramo final del encuentro fue un ir y venir de gente en el área técnica. Kroos y Marcelo daban apuntes a Ancelotti, Chendo también entraba en las discusiones, Carletto escuchaba y hacía gestos con los dedos para hacer cuadrar en su cabeza de forma visual los consejos que le daban sus propios futbolistas.

Y el Real Madrid volvió a sobrevivir.

Source: Marca

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.