Hay futuro más allá de la CMK

Hay futuro más allá de la CMK

¿Cómo explicar lo sucedido en el Bernabéu desde el punto de vista táctico? El fenómeno paranormal que volvió a repetirse en el coliseo blanco es muy difícil de contar desde un plano racional. Es un trabajo de funambulismo. Pero trataremos de explicarlo dentro de lo posible, porque al final es fútbol y, aunque cueste, todo tiene una razón de ser.
El nuevo sistema de Ancelotti

Carletto sabía que no podía presentar su clásico 1-4-3-3 otra vez contra el City. En el partido de ida le duró poco, teniendo que retrasar a Valverde y a Rodrygo para acabar formando una línea de cinco en el medio del campo para así contrarrestar la superpoblación de jugadores citizens en dicha zona.

En esta ocasión probó algo distinto que le funcionó. Formó en ataque con un 1-4-2-3-1, con Casemiro y Kroos en el doble pivote justo por detrás de Modric, con Valverde y Vinicius en los costados. La variante táctica se producía en fase defensiva, donde pasaba a un 1-4-4-1-1, con los dos extremos (Valverde y Vinicius) bajando para situarse a la altura de los pivotes (Casemiro y Kroos) y así plantar una línea de cuatro, con Modric de mediapunta entre ese medio del campo y Benzema.

De esa manera, ayudaban a contrarrestar las subidas de Foden y Mahrez, permitiendo que la distancia entre Casemiro y Kroos no fuera muy grande.
Sin la CMK también se puede vivir

El medio del campo que ha ganado tres Champions consecutivas y ha sido referencia europea durante más de un lustro sigue demostrando que son únicos. La CMK (Casemiro, Modric, Kroos) es para la historia. Pero el Real Madrid tiene que estar tranquilo porque el futuro sin ellos empieza a aclararse.

El encuentro ante el City lo puso de manifiesto. Ancelotti se atrevió a quitar a los tres cuando peor pintaba la cosa. Había quitado primero a Kroos y luego, tras el gol de Mahrez, a los otros dos. Lo nunca visto. Pero ahí surgió una alternativa que puede cobrar fuerza de cara al futuro (a expensas de si al final llega Tchouameni). Camavinga y Valverde tomaron el relevo en el mediocentro, con Asensio de enganche y flanqueado en las bandas por los dos brasileños.
Camavinga

Dentro de esta revolución hay que destacar a Camavinga. Igual que ante el PSG, su salida al terreno de juego fue primordial. Ya no solo por cómo jugó, sino por su terrible personalidad. Con apenas 19 años y sin la referencia al lado de algunos de los veteranos del medio del campo, el francés se echó el equipo a las espaldas. Se adueñó del centro del campo para, desde él, comenzar los ataques blancos.
Ataques posicionales de Camavinga ante el City
Ataques posicionales de Camavinga ante el CityMIGUEL ÁNGEL GARCÍA

Nunca perdió el sitio, ejerciendo de mediocentro puro, pero su despliegue físico para estar en donde requería cada acción, dio aire al resto de compañeros.

Una de las cosas en que más destacó Camavinga fue en su decisión de bajar a recibir. Pidió el balón en todo momento para empezar a construir el juego blanco. Ante la presión del City, no esperó a recibir entre líneas, sino que bajaba a la altura de los centrales para, desde ahí, poner orden y juego. Eso permitía dar mayor amplitud y profundidad a los blancos, tirando a Militao prácticamente al lateral derecho para que Carvajal se convirtiera casi en un extremo más. En la siguiente imagen se puede ilustrar. Vean que ni Carvajal aparece en este fragmento de lo adelantado que está.

Su gran despliegue físico le sirvió, además, para romper líneas con conducciones progresivas que ningún jugador del City pudo frenar. De una de ellas nació el penalti que, a la postre, sería el 3-1. Aquí vemos como Courtois empieza la jugada con los pies. Camavinga detecta muy bien el espacio vacío que dejan los jugadores del City y pide el balón.

Una vez recibe, empieza esa galopada aprovechando todo el espacio que tiene por delante para correr.

Camavinga demuestra su inteligencia y su temple para esperar el momento exacto para soltar el esférico. No le inteimida la llegada por detrás de Rodri y espera a que Zinchenko cierre y así se separe de Rodrygo, que va pegado a la banda acompañando la jugada.

En cuanto el ucraniano le cierra el avance pero deja el espacio suficiente para que el propio Rodrygo se vaya internando, Camavinga le echa el balón. El resto de la jugada ya sabemos cómo termina…
Carvajal

Las críticas que recibió Carvajal en los últimos tiempos (muchas de ellas justas) han quedado definitivamente desterradas. ‘Carva’ lleva unos partidos demostrando su mejor nivel y ante el City lo refrendó. No solo por su asistencia decisiva en el 2-1, sino por todo lo que aportó tanto en fase ofensiva como en defensiva.

Sin balón, Carvajal fue un muro infranqueable para los jugadores del City en muchos momentos del encuentro.
Acciones defensivas de Carvajal contra el City
Acciones defensivas de Carvajal contra el CityMIGUEL ÁNGEL GARCÍA

Pero donde volvió a ser un dolor para el rival fue en el plano atacante. Carvajal supo detectar los mejores momentos para incorporarse y hacer daño. Puso un centro a Benzema a los 4 minutos que remató alto el galo. Y luego el centro a Rodrygo en el 2-1. Ambos fueron en estático, pero también supo generar peligro con incursiones a la carrera, como en la jugada que abrió la segunda mitad.

Aquí vemos mejor cómo Carvajal, a los poso segundos del saque de centro, inicia la carrera para ponerse a la altura de los tres delanteros blancos. Le gana muy bien la espalda a Cancelo, más pendiente de Valverde.

Kroos le ve perfectamente y le pone un gran balón. Cuando éste le llega, Carvajal ya está en ventaja, con tres de los cuatro defensores del City por detrás de él.

Carvajal demuestra su temple porque espera al momento exacto para que Benzema y Vinicius lleguen a la jugada sin llegar a caer en el fuera de juego. Su pase es medio gol, pero el francés finalmente no llega y el brasileño remata fuera.
Bernardo Silva

No sería justo no destacar algo del Manchester City que, durante muchos tramos del partido, hizo bien las cosas. Y si alguien casi evita el pase del Real Madrid a la final fue Bernardo Silva (con permiso de Rodri). El portugués se marcó un partidazo. Jugó entre líneas y cayendo a las bandas según encontraba espacios. Estuvo en todos lados.

El gol de Mahrez fue una buena prueba del daño que hizo. En uno de los pocos despistes defensivos del Madrid, encontró el espacio para recibir solo con campo libre para correr.

Bernardo fue muchas veces indetectable y en el gol demostró esa virtud. Con el balón volcado en la banda izquierda del City, el luso avanza viendo el vacío que se está generando en el medio.

Bernardo es paciente y, una vez recibe Gundogan, reclama el esférico. El alemán se percata y se la da con premura.

Con el medio del campo blanco superado, el 20 del City tiene metros y metros para correr.
MÁS EN MARCA
Muere el periodista deportivo Santiago RoldánMarca
Inglaterra alucina con el Real Madrid: “No puede considerarse suerte”Marca

El Madrid repliega bien pero Bernardo atrae muy inteligentemente a todos hacia el centro y espera hasta el último momento para poner el balón a Mahrez que está solo (tan solo que no sale ni en la imagen) y que dispare sin oposición.

Hubo más cosas que se podrían destacar. El Real Madrid se plantó en la final tirando una vez más de fe y coraje. Pero todo eso se construyó con fútbol y con jugadores que dieron un paso al frente. Toda esa mezcla fue suficiente para dejar en la cuneta a uno de los mejores equipos del continente.

Source: Marca

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.