Rodrygo: “Estábamos muertos… y mi primer gol nos levantó”

Rodrygo: “Estábamos muertos… y mi primer gol nos levantó”

Es ya día 5, pasa la 01:30 de la madrugada y en la Calle de Félix Boix, a menos de un kilómetro y medio del Santiago Bernabéu, la fiesta del inolvidable 4 de mayo de 2022 está a punto de vivir su culmen. Después del control antidopaje, por ahí, por el restaurante De María, aparece el héroe para el Real Madrid y el villano para el Manchester City: Rodrygo Goes, desde el triplete al Galatasaray y para siempre Mr. Champions.

El brasileño, acompañado de algunos familiares, sale de un coche de gama alta y firma un par de autógrafos. Viste una camiseta blanca, cómo no, de manga corta y adorna su look, el de un triunfador, con una gorra negra y una cadena y un pendiente que lucen casi tanto como su reciente doblete para forzar la prórroga frente al equipo de Pep Guardiola.

Video thumbnail
RODRYGO Y LA OVACIÓN EN EL RESTAURANTE
Rodrygo: “¿Conformarnos? No, vamos a por La 14”
MARCA es testigo directo de su alegría, multiplicada al entrar al salón principal del local, en el que es aclamado por propios y extraños. A la espera de lo que ocurra en el Wanda Metropolitano, en De María sí hay pasillo. “¿La felicitación más especial? La verdad es que no escuchaba a la gente porque no podía creer lo que estaba sucediendo. Venían a hablar conmigo, pero… no entendía. Miraba a la afición y… Quiero agradecerles lo que han hecho hoy y siempre en los partidos de Champions. Nos están ayudando mucho y hoy es otro día especial. Una noche mágica para mí y para el madridismo. Estoy muy feliz de formar parte de este club”, dice en exclusiva a este periódico.

Rodrygo, vitoreado al llegar a De María.
Rodrygo, vitoreado al llegar a De María.CHEMA REY / MARCA
La conversación se produce en un reservado en el que hay reunidas unas 20 personas que le acompañan desde hace muchos años. Está su papá, Eric, con el que se había apostado que marcaría un hat-trick: nunca un fallo de cálculo importó menos; su mamá, Denise, que lleva en brazos a la hermana pequeña, Ana Julia; su pareja, Luana Atik; su agente, Nick Arcury; o su preparador físico, Marcel Duarte.

Rodrygo, feliz con su familia.
Rodrygo, feliz con su familia.CHEMA REY / MARCA
Rodrygo, celebrando con Nick Arcury, su agente.
Rodrygo, celebrando con Nick Arcury, su agente.CHEMA REY / MARCA
“¿Qué piensa cuando Ancelotti le dice que va a salir?”, preguntamos. “Que podría cambiar otra vez la historia, ayudar a mi equipo. Pero nos metieron un gol y estábamos muertos, puedo decirlo así. Después, en el minuto 89, mi primer gol nos levantó y luego pasaron, no sé, dos minutos y ya metí el segundo. Bueno, una noche mágica”, responde Rodrygo, aún intentando asimilarlo.

Pero no, no habían sido dos minutos, sino 89 segundos. Una proeza cuando muy pocos creían en otro milagro. “Sí, sí, es verdad, no puedo mentir. Esta vez parecía imposible. Pensé que ya estábamos fuera, pero como te he dicho, después del primer gol empecé a creer un poco más. Aunque no tuve tiempo ni de creer mucho porque luego ya metí el segundo. Estoy muy feliz por estar en la final, mi primera final de Champions. Estoy cumpliendo un sueño de niño”, confiesa El Rayo.

Y no es una expresión aleatoria esa de “un sueño de niño”: cuentan quienes le conocen que Rodrygo enloqueció con el gol de Ramos en Lisboa, camino de la Décima. Quizá es ese el germen de un feeling genuino con la Champions, como él mismo admite: “Me siento muy feliz de poder ayudar siempre a mi equipo de alguna manera en esta competición. Siempre me salen las cosas bien en esta competición, que es muy especial para mí. Espero que siga así, espero que en París también pueda ayudar al equipo de alguna forma y podamos ganar la Champions”.

Sé que lo tengo todo para estar en el Mundial. Estoy en mi mejor momento

Porque, obviamente, el ex de Santos no se conforma con una temporada que hasta aquí es de sobresaliente. “No, vamos a por La 14. Sabemos que va a ser otro partido muy difícil, como lo fueron todos los que hemos jugado en la Champions. Pero bueno, vamos a entrenar y a estar bien concentrados para ganar”, explica tras haber visto la portada de MARCA de La 13.

Rodrygo posa con la portada de MARCA de La 13.
Rodrygo posa con la portada de MARCA de La 13.CHEMA REY / MARCA
Y para acabar, un deseo que Rodrygo no se ha sacado de la cabeza bajo ningún concepto: el Mundial 2022. El último tramo, el más decisivo, de este curso le acerca muchísimo a la convocatoria. Además, Tite ya admitió en MARCA que es un jugador que le encanta. “Espero que sí, estoy trabajando para eso. Estoy en mi mejor momento. Sé que lo tengo todo para estar ahí”, reflexiona. A Qatar, y El Rayo lo sabe, se va por París.

Source: Marca

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.